NPS: Carta a la presidencia

Desde la red de organizaciones de la sociedad civil denominada Nuevo Pacto Social, señalamos:

En los tiempos de la crisis social que estamos viviendo en nuestro país, es necesario que todos los sectores de la sociedad puedan involucrarse en una reflexión profunda de cómo construir un nuevo pacto social, que permita crear un nuevo sistema de relaciones entre las personas, las comunidades, los pueblos y las instituciones, basados en la confianza y el compromiso para construir una sociedad donde se respeten los derechos humanos de las personas y el medio ambiente.

Por ello nos parece de la mayor relevancia la continuidad de los encuentros autoconvocados, cabildos y otros mecanismos de diálogo y conversación ciudadana. Dichos procesos se han convertido en la extensión de las manifestaciones pacíficas que han permitido una mayor apropiación ciudadana en las materias que urgen en nuestro país.

Con el fin de resguardar la participación como un derecho, hacemos un llamado a todos quienes participen de esta diversidad de instancias, a generar un registro de la información con altos niveles de calidad, sistematizando debidamente las opiniones, reflexiones, propuestas, conclusiones y compromisos. Del mismo modo hacemos un llamado al gobierno a que toda esta información sea utilizada de manera más o menos vinculante, en la toma de decisiones que se hagan hacia adelante.

Hemos tomado conocimiento que, de manera paralela a las espontáneas iniciativas ciudadanas de conversación, el Gobierno llevará adelante una iniciativa denominada Diálogo Ciudadano desde el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

Lamentablemente y a pesar de haber tenido diversos contactos con personeros que prepararon la iniciativa mencionada, no fue posible que el diseño de este proceso de diálogos ciudadanos contara con participación de la diversidad de actores de la sociedad civil. Desde la red Nuevo Pacto Social, sólo se logró entregar ideas y recomendaciones iniciales con el propósito de mantener una colaboración activa que finalmente no perduró.

Sin perjuicio de ello, valoramos el esfuerzo del gobierno, por impulsar nuevos espacios de diálogos ciudadanos.

Con todo, la red Nuevo Pacto Social no será parte de esta iniciativa por las siguientes razones:

El gobierno no ha sido explícito en la condena de violaciones de los Derechos Humanos de los cuales hemos y somos testigos. Es necesario que se resguarden las condiciones para que el movimiento social y ambiental se manifieste pacíficamente sin la represión de los agentes del Estado. Sabemos que muchas veces las condiciones resultan complejas, pero el Estado no puede renunciar en velar y proteger los derechos humanos de todos y todas.

La gobernanza diseñada para este proceso no resguarda los principios de simetría, transparencia, representatividad, inclusión y no discriminación. El diálogo propuesto por el gobierno omite e invisibiliza al movimiento social que se ha manifestado durante estos 15 días y a las organizaciones sociales que han liderado los espacios de coordinación y convocatoria. El grave momento que vive el país hace necesario, más que nunca, el diálogo entre “pares improbables”

La coordinación del proceso no puede ser liderada por un organismo técnico solo del Poder Ejecutivo (Ministerio de Desarrollo Social y Familia). Entendiendo el contexto actual, para que este proceso sea legítimo debe entenderse como una instancia independiente del gobierno, incorporar a otros poderes del Estado, mayor rol de observación por parte de los organismos internacionales y autonomía de las organizaciones de la sociedad civil en cada una de las etapas del proceso de participación ciudadana. Asimismo, resulta de la esencia del proceso explicitar la finalidad de estos diálogos desde el punto de vista de las consecuencias que estos tendrán. Está aún muy fresco en la memoria, el llamado proceso constituyente que convocó en el gobierno anterior a cientos de miles de chilenos, para que posteriormente todo quedara en nada. Chile requiere que los diálogos ahora propuestos, tengan un objetivo, tiempos y claridad precisa.

En ese orden de cosas, pareciera que el propósito del Diálogo es limitar la conversación a la denominada “agenda social”, omitiendo totalmente la dimensión institucional y más específicamente constitucional que no puede soslayarse después de observar cual ha sido la gran demanda ciudadana de este movimiento; cuestión que se ve ratificada en todas las encuestas de opinión. Pretender que el tema de diálogo propuesto bajo el rótulo de “Burocracia y buenas prácticas del sector público y probidad”, resulta al menos, mezquino.

Por otra parte, no puede llamarse a la ciudadanía que participe en los diálogos, a debatir sobre la “distribución presupuestaria” de las prioridades, cuestión no solo de exclusiva competencia del Presidente de la República, sino totalmente fuera del contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los que son entendidos de manera indivisible e interdependiente.

Puestos a escoger, ¿debo priorizar la salud o la educación de un hijo?

Desde la red Nuevo Pacto Social queremos continuar colaborando a través de instancias de participación diseñadas e implementadas por las organizaciones que acumulan experiencia y práctica en el levantamiento de información y propuestas con y desde la ciudadanía. Para la implementación de estos espacios solicitaremos el apoyo del Estado para resguardar coordinaciones intersectoriales, herramientas y recursos, como también articularemos apoyos con otros sectores como organismos internacionales, el mundo universitario, el sector privado, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *